Desde la fundación de la colonia hubo alcalde pedáneo, alcalde de barrio, teniente de alcalde o concejal delegado, pero siempre una persona representando a los habitantes de San Pedro Alcántara. Una única demarcación como aparece en el sello que hemos reproducido (de comienzos del siglo XX): Alcaldía Pedánea de la Colonia de San Pedro Alcántara. Distrito Municipal de Marbella.
El poder estaba simbolizado en una persona. Desde Pedro Morito, el primero, a Miguel Troyano, el último, que han defendido los intereses de sus convecinos, a pesar de que en la mayor parte de nuestra historia las competencias que podían ejercer eran mínimas.
Hoy, 19 de septiembre de 2013, se ha consumado la desaparición de la Tenencia de Alcaldía, con las primeras reuniones de las Juntas de Distritos, a cuya cabecera se sientan los políticos-burócratas del Distrito 1 y del Distrito 2.
Además de ser organismos inoperantes e ineficaces la formación de los distritos supone la liquidación de San Pedro Alcántara como unidad administrativa, que derivará en menores capacidades políticas y económicas. Toda una victoria de los gobernantes actuales de Marbella en su afán por desunir y acabar con la idea de pueblo que tenemos, y en la cual nos reafirmamos hoy ante semejante agresión a la gestión cotidiana de lo público