Una Real Orden de 26 de marzo de 1867 otorga a la Colonia de San Pedro Alcántara las ventajas de las leyes de colonización: descuentos en la contribución, liberación del servicio militar para los colonos, permiso de armas, etc.